dilluns, 3 d’octubre de 2011

Grandes mentiras que encierran grandes amores

El sábado a las 2 de la mañana, con un resfriado de caballo y me atrevo a decir que con un poco de fiebre, no tenía nada mejor que hacer que ver esta maravillosa película, Jane Eyre (en versión original, claro, que así de paso perfeccionamos el inglés) en mi portátil y con los cascos, sentada de cualquier manera en mi incómoda silla de escritorio.
Dura dos horas y aunque al principio es un poco lenta, es una película genial. Esta escena en concreto hizo -y perdonad mi lenguaje soez- que se me cayeran las bragas. 
Los que me conocen saben bien que desde hace un tiempo que crío una ferviente obsesión por este mozo de barba pelirroja, este hermoso espécimen que es Michael Fassbender (mis motivos tengo, aunque no puedo contarlos por aquí).



El título de la entrada se debe a que, a pesar de que aquí el señor Rochester parece súper enamorado de la vida, le acaba de soltar a su amada una pedazo de mentira que pa' qué. No es que mienta por vicio, ni que sea mala persona. Miente porque tiene miedo de perderla. Ella va a irse, y él intentará retenerla por todos los medios, aunque tenga que mentir, y aunque le duela. 

Volviendo a ver esta escena, ahora que sé cuál es la mentira, me hace pensar en cosas que llevaban tiempo escondidas. Me costaba pensar que alguien podía ocultar algo o mentir con algo tan importante, por miedo a perder a alguien. Ahora lo entiendo, y me alegro. Se podría decir que el señor Rochester es un cabrón, un mentiroso y un manipulador. Sí, se podría, pero también se podría decir que es un pobre enamorado que quiere olvidar los errores del pasado y luchar con todas sus fuerzas por aquello que quiere.

Os recomiendo la película, en serio. No hace falta que os diga que no es un peliculón, y que mucha acción, lo que se dice acción, no hay. Pero para esos días en los que os sentís romántic@s, es perfecta.

Mientras veía la película, sola en mi habitación, pensaba: "¿Y dónde está mi mozo ahora? ¿Cuándo le veré? Ay... le echo de menos."
Lo mejor de todo es que, nadamás acabar la película, mi propio mozo pasó a buscarme. La noche ya acabó de ser redonda. Y yo sensible perdía... romanticismo a punta pala.

4 INTENTOS:

  1. Has despertado mi curiosidad. Yo, no obstante, creo que iré predispuesta contra el mentiroso protagonista... Veremos si me hace cambiar de opinión!!!??

    ResponElimina
  2. Ay, 'Jane Eyre'. Tuvimos que leer el libro (en inglés, claro) en el instituto, creo que en 1º. Dior, creo recordar que eran cansinos. Los dos. Rochester y la chiquilla. Y que al final se casan. Ups.

    Es mejor 'Rebecca'. Tiene como más fuego.

    En cuanto a las verdades y mentiras de los enamorados-amantes-amados, yo las llamaría estrategias. Creo que son lícitas.

    Te mando un gato recién tocado para que te dé cariño y amor.

    Besos en penumbra.

    ResponElimina
  3. Daltvila, yo también iba predispuesta contra él, pero es que lo encuentro tan sublimemente atractivo (estoy cegada por el amor, lo sé), que era superior a mí... En el fondo el chaval es buen mozo, ya verás. Ya me dirás qué te parece. Siempre me gusta saber opiniones diversas sobre películas que he visto.

    Larisa, yo pensé en leerme el libro antes de verla, pero mis lascivia pudo más que mi fuerza de voluntad. Simple y llanamente, vi la película porque salía mi futuro marido, no por otra cosa. Y es más, como soy una buena fan obsesiva, voy a ver todas las películas en las que haya salido. Aunque he de reconocer que estas películas así, rollo Orgullo y Prejuicio me encantan. De vez en cuando va bien ver una película así (aunque me faltó un poco de hard porn rural, eso lo dejamos para la imaginación, mejor).

    ResponElimina
  4. Te comprendo. Lo de visualizar cosas porque sale el futuro marido de una. Sin ir más lejos, yo ayer vi 'Tú sí que vales'.

    ResponElimina

:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...