divendres, 20 de novembre de 2009

Somnis, il·lusions, manipulació i divagacions vàries



Ahir, mentre feia amb el meu grup el treball sobre la relació entre el cos i la ment va sortir el tema de: "i com saps que, en realitat, ara mateix no estàs somiant?". Jo mateixa vaig ser qui va fer la pregunta, i tot i que ja havia pensat altres vegades en algunes possibles respostes, volia saber com ho veien les meves companyes.

Aquest tema m'ha portat després a la pregunta:
És real la realitat?

Descartes considerava que per arribar al veritable coneixement havíem de dubtar de tot allò que haguéssim concebut com a cert fins aleshores, i del primer que havíem de dubtar era de les percepcions dels nostres sentits.

En teoria, no sabem que estem somiant fins que despertem i ens adonem que tota la realitat que teníem dins el cap no era més que una il·lusió. Llavors, com podem saber que ara mateix no estem somiant? Com sabem que no estem postrats en un llit d'un hospital psiquiàtric i el que percebem són simples al·lucinacions o, en un llit en coma? Tots ens vam traumatitzar amb la llegenda urbana que assegurava que en Doraemon, el nostre gat còsmic preferit, i tot el que havia viscut amb en Nobita no era més que una il·lusió que s'havia creat mentalment el nen, qui en realitat era un pobre nen orfe i sense amics que havia estat en coma durant molt de temps. Podria això ser real?

Com saps que no vius en una matriu artificial i que en realitat són les màquines qui controlen el món tal i com el coneixem? Com saps que tu no ets Alícia i la teva vida no es el país de les meravelles? I així tots els exemples que volgueu.

Fins i tot, com saps que la teva realitat no ha estat prèviament creada per tu, com va ser la vida de Truman?

Fins a quin nivell ens han manipulat? Què ens podem creure i què no?

M'agradaria que em donéssiu la vostra opinió, tot i que ja sé que és hi ha molt a dir sobre aquests temes, i jo només he escrit una pinzellada molt per sobre.

Per acabar, deixo unes frases d'una de les cançons més conegudes de Nine Inch Nails, RIGHT WHERE IT BELONGS, que tracta sobre les il·lusions creades i sobre la manipulació del govern dels Estats Units.

What if everything around you isn't quite as it seems?
What if all the world you think you know is an elaborate dream?
What if all the world's inside of your head, just creations of your own, and you're really all alone?

dilluns, 26 d’octubre de 2009

La sexualitat femenina segons Freud



Freud (1856-1939) va voler distanciar-se de les idees biològiques preconcebudes sobre la sexualitat femenina de l'època, com la de que el sexe femení és passiu davant el sexe masculí, que és actiu.
També va voler rebutjar tots els elements culturals i els models transmesos per la societat, però no va aconseguir allunyar-se de tot a aquest factor, sobretot quant a relació amb la sortida del complexe d'Èdip en les nenes.

En els seus dos articles "Sobre la sexualitat femenina" (1931) i  "La feminidad" (1932), Freud ens mostra la seva visió sobre l'evolució de la vida sexual de la nena com un recorregut paral·lel al del nen, marcant les diferències i similituds.
Freud parla d'una etapa preedíptica pràcticament idèntica en els dos sexes. En aquesta fase prèvia al complex d'Èdip, els infants descobreixen en el seu cos la seva sexualitat i inicien un procés masturbatori. El nen estimula el seu penis sense desenvolupar, i la nena el seu clítoris. Aquest clítoris, segons el psicoanalista, és concebut per la nena com a equivalent al penis. D'aquesta manera, es podria dir que la aquesta primera etapa de la sexualitat es plenament masculina i és anomenada fase fàlica en la seva teoria del desenvolupament psicosexual.
És en aquesta etapa en la qual la mare és el primer objecte d'amor per ambdós sexes i amb qui es descobreixen les primeres satisfaccions sexuals.

Llavors entra en joc la diferència dels genitals del nen i de la nena i es desenvolupa l'angoixa:
              - complex de castració en el nen -> el nen és conscient que a les nenes els "falta" el penis, així que pensa que el seu membre preferit, la font de tanta satisfacció, està en perill. Associa la figura del pare amb l'agent castrador. La por a perdre el penis fa que el nen es separi de la mare, reforçant el seu superego, i superi el complex d'Èdip.
              - enveja de penis en la nena -> sorgeixen sentiments de ressentiment i hostilitat cap a la mare, es senten decebudes per no haver desenvolupat el penis com els nens. Dos conseqüències principals: es substitueix la mare pel pare com a objecte d'amor i la vagina passa a ser la zona erógena de la dona en comptes del clítoris (de naturalesa fàl·lica per Freud).

El distanciament de la mare per part de la nena és tan fort com abans ho havia estat el vincle afectiu. Freud considerava que era en aquesta etapa precisament on es basaven els traumes i neurosis en dones.
El ressentiment degut a l'enveja de penis també es present en la concepció dels germans. Les nenes senten més odi cap als nou nascuts, ja que senten que pertanyen a un sexe desavantatjat i menyspreat. També té com a conseqüència que el superego no s'integri amb tanta consistència en la dona com en l'home, ja que aquesta sent que ha perdut el seu "tresor" i que ja no li queda res per perdre.

Tornant al complex d'Èdip en les nenes, aquest canvi de l'objecte d'amor cap al pare, fa que la dona tingui tres possibles sortides:
              1. la suspensió de tota vida sexual  ->  deguda a la frustració produida per l'enveja. La nena renuncia a la masturbació i aquesta repressió serà la que anirà configurant la neurosi.
              2. la hiper-insistència en la masculinitat  ->  la nena no es conforma amb la pèrdua del penis, així que la afirmarà amb més agressivitat.
              3. la feminitat definitiva  ->  no hi ha una clara renúncia cap a la sexualitat, sinó que s'esdevé un canvi de la zona erògena cap a la vagina i els impulsos sexuals es tornen passius. La dona buscarà un company amb les característiques del pares amb qui compartirà el mateix vincle afectiu que compartia amb la mare primerament. Aquest company li donarà la possibilitat de ser mare i obtenir el fal·lus a través del fill.

Moltes dones psicoanalistes van defensar aquestes teories fal·locèntriques, però a partir dels anys 20, aquesta tesi va començar a ser qüestionada per algunes dones de l'escola anglesa, com Melanie Klein, Josine Müller i, sobretot, Karen Horney.

Horney (1885-1952) va criticar la idea freudiana de l'enveja del penis. Accpetava que aquesta enveja es donava en algunes dones neuròtiques, però que estava lluny de ser un fenòmen universal. Va suggerir que el que es considerava una enveja al penis era en realitat una enveja al poder dels homes en el món, totalment justificada.
Horney, fins i tot, va anar més enllà i va plantejar l'existència d'una homòloga masculina, l'enveja de l'úter, a l'habilitat femenina de gestar fills. Un clar exemple d'aquesta enveja per a Horney era la exagerada necessitat d'obtenir èxit d'alguns homes i el desig que els seus cognoms perdurin després de la seva mort com a compensació per no poder portar els fills dins seu i amamantar-los.

Avui dia, les teories de Freud sobre la sexualitat femenina són molt discutides, però conserven també molts defensors.


Per a més informació:
http://www.michelsauval.com/angustia/s13eros.htm
http://www.elsigma.com/site/detalle.asp?IdContenido=8130
http://www.scb-icf.net/nodus/149FreudFeminidad.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Karen_Horney#Teor.C3.ADa_del_self
http://es.wikipedia.org/wiki/Karen_Horney
http://www.cartapsi.org/mexico/lanfem.htm

dijous, 8 d’octubre de 2009

Imaginació


(Del lat. imaginatĭo, -ōnis).


1. f. Facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales o ideales.
2. f. Aprensión falsa o juicio de algo que no hay en realidad o no tiene fundamento.
3. f. Imagen formada por la fantasía.
4. f. Facilidad para formar nuevas ideas, nuevos proyectos, etc.

El poder de la imaginació sempre m'ha meravellat, però es podria dir que no va ser fins que vaig haver de fer la pràctica de introspecció que em vaig adonar de com podia arribar a ser de fascinant.

La veritat és que en sé molt poc (només sé com és la meva), però m'agradaria poder saber com imaginen les altres persones, com conceben les seves realitats i les seves fantasies.

Em sembla molt curiós el simple fet que, per exemple, pugui imaginar-me una persona que no he vist riure mai, rient. El cervell té una cantitat d'informació impressionant que fa possible que, mitjançant associacions d'elements, existeixi la fantasia en cadascú de nosaltres.

Si una persona em parla d'un home adult d'entre 20 i 30 anys que jo no he vist mai, sempre m'imagino el mateix home. La imatge d'aquest "desconegut misteriós" apareix en la meva ment i aquest home imaginari és capaç de representar dins meu tot el que la persona amb la qual parlo em pugui estar explicant. Ni tan sols sé d'on treu la meva ment aquesta imatge. És algú que he vist alguna vegada? Pot ser que no l'hagi vist mai? Si es així, no és meravellós que el meu cap sigui capaç de reproduir-lo amb tanta precisió si en teoria no he tingut l'experiència prèvia de la seva cara, la seva alçada, el seu cos, els seus moviments? Què seria de nosaltres si no poguéssim imaginar?

I com va dir Albert Einstein: "La imaginació és més important que el saber"

dilluns, 5 d’octubre de 2009

La Caja - Dessensibilització barata

La Caja Roja és un reality show que es va emetre a Telecinco durant el 2008. Es venia com un remei inmediat a tot tipus de problemes psicològics: traumes, fòbies, depressió, gelosia... mitjançant una teràpia de shock.

El "pacient" havia de seure a una butaca dins l'interior d'un cub de 64 metres de color vermell i sotmetre's a una terapia personalitzada per a ell que li serviria per superar tots els seus problemes. El que fan realment és ensenyar-li imatges i reproduir sons durant 50 minuts, i esperar que l'espectador cregui que superar problemes psicològics greus sigui tan fàcil.

Després de mesos sense emetre's el programa, ara es tornen a buscar participants. Es creu la gent que per seure en una butaca dins una caixa vermella trobaran la solució a tots els problemes? Realment són casos verídics els que ens mostren al programa? En quina mesura ens podem creure el que ens intenten fer veure els mitjans de comunicació tan populars com la televisió? Són actors? Es pot simplificar la feina de milers de psicòlegs i milers de teràpies de dessensibilització en 50 minuts de sessió cinematogràfica? Què ens garanteix que funcionarà realment la teràpia en el dia a dia del pacient?

Personalment, trobo que aquest tipus de programes que venen miracles on no hi poden ser són una falta de respecte pels professionals i experts. De fet, encara que la teràpia fos viable i la solució permanent, és necessari mostrar-ho per televisió?

dimarts, 22 de setembre de 2009

¡Muy rápido!

Ayer empecé la carrera de Psicología y ya me están entrando los retortijones y los sofocos. Estoy, casi literalmente, cagada.

Lo más impactante de estos dos días en los que he asistido a clase es que... ¡para aprovar la parte práctica de la asignatura de "fundamentos de psicología" tengo que crearme un blog para que mi profesor lo lea y evalúe lo que escribo ahí sobre temas que tratamos en clase o experiencias en nuestras vidas con lo referente a esos temas! ¡Flipa! Y lo va a ver toda la clase (unas noventa personas, más el profesor...).

Dice que tendremos que poner videos del youtube que nos interesen, y depende de cómo organizemos nos puntuará más o menos. ¡Qué miedini!

O sea que dentro de nada veréis que tengo otro blog... Si a alguien le interesa como va mi "carrera profesional", ya sabe.

dissabte, 19 de setembre de 2009

Sueño



Tengo sueño, mucho sueño. Me tumbo en la cama y no puedo dormir. Me giro y me giro, y nada está en su sitio. Cada vez que me doy la vuelta veo otra cara. Lloro sangre y me quedo inconsciente por el dolor de cabeza. Me despierto y paso tres horas quieta, muy quieta, en la cama, mirando el techo. De pronto una mano baja desde arriba con rapidez. Me obliga a cerrar los ojos, asustada por que me hagas daño. Tus dedos acarician mis párpados suavemente y, por fin, duermo; me voy, hasta donde haga falta.

dimecres, 9 de setembre de 2009

Algo así



Héctor miró a su alumno durante un buen rato.
—¿Sabes? —empezó, y Miguel Ángel levantó el rostro del libro para mirarle con expectación—. Si tú y yo fuéramos las únicas personas del mundo, no me amarías.
—¿Por qué no? —preguntó el chico con el ceño fruncido. El comentario le había ofendido—. ¿A quién amaría entonces?
—No tendrías más remedio que estar conmigo si quisieras tener contacto humano —hizo una pasa para soltar el humo que acababa de inspirar—, eso no es amarme. Amarías mi compañía, mis abrazos y mis caricias. Yo no sería nadie para ti, sólo el otro, al que utilizarías cuando lo necesitaras.
—¿A qué coño viene eso, Héctor? —replicó Miguel Ángel, aún molesto—. ¿Intentas decirme algo? Si quieres, me voy y ya está. No me vengas con tonterías, que parece mentira que seas tú el adulto.
Héctor se acercó lentamente al joven, sin dejar de clavarle la mirada. Miguel Ángel se estremeció al notar la lengua de su profesor en su labio inferior. Se le relajó la frente y los párpados cayeron.
—Sólo estoy contento porque me amas a mí —susurró Héctor mientras alejaba el rostro del de Miguel Ángel lentamete, para poder mirarle a los ojos—. De entre todas las caras del mundo, la mía es la que quieres ver. Es mi voz la que quieres oír al otro lado del auricular, y mi pecho el que quieres besar mientras haces el amor. De entre todos, yo. ¿Puedo sentirme más especial?

divendres, 4 de setembre de 2009

Aceptada en Psicología


Esta mañana me he despertado con el *beep* de mi teléfono móvil. Un mensaje de la universidad. Para recordarme mi asignación en Literatura, he pensado.

No me lo podía creer cuando me he dado cuenta de que en vez de "Lengua y Literatura Españolas" ponía "Psicología". No lo entendía. ¿Cómo podía ser, sí ya habían asegurado y asegurado que no las preinscripciones de fuera de calendario (a pesar de la buena nota) siempre iban detrás de todos los que estaban en lista de espera.

He llamado a mi madre. Se ha puesto a llorar. La pobre lo pasó muy mal al ver que me quedaba a las puertas.

Hemos llamado a la facultad para ver que no era un error. Nos han dicho que tendríamos que anular la matrícula anterior en la facultad de Letras y luego a matricularme en la de Psicología.
Mientras comíamos, me ha llamado al móvil la mujer que trató mi caso. Dijo que había insistido a las oficinas de Barcelona para que me concedieran una plaza, ya que mi prenscripción había sido un error suyo y tenía la mejor nota de toda la cola de espera. Le he agradecido lo que ha hecho por mí cincuenta veces.

El lunes tendré qye hacer la matrícula, y de paso, iré a ver a esa mujer y le regalaré un caja de bombones, por buena persona.

dimarts, 18 d’agost de 2009

¿Tú qué quieres ser de mayor?



Existe una creciente obsesión por obligar a los niños a que piensen a qué quieren dedicarse cuando sean "mayores", y me he dado cuenta de que es una estupidez.

Son niños, ¿por qué tienen que empezar a preocuparse por un futuro aún muy lejano? Cuando a mí me preguntaban, contestaba que quería ser veterinaria, para curar a los animalitos. ¿Hay alguien que no haya deseado ser veterinario de mayor? También quise ser modelo, cantante y profesora (más que nada para desahogarme con mis futuros alumnos como habían hecho mis profesores conmigo).

Niños, un consejo; cuando os pregunten, contestad un "no lo sé" o un "¿quién sabe?", porque eso es más inteligente que desear durante años convertirse en algo que no puede cumplirse, y la vida es mucho más cruel de lo que pensábamos cuando asegurábamos a nuestros mayores con una sonrisa que nos convertiríamos en famosos y ricos empresarios/abogados/médicos/astronautas/etc.

dissabte, 1 d’agost de 2009

COMA


Me desperté con náuseas. Tenía el cuerpo entumecido. Sabía que tenía los ojos abiertos y que parpadeaba por mi agudo sentido de la vista, ya que me era imposible notar los párpados abriéndose y cerrándose.

Estaba como flotando. Intenté mover una mano, pero era como si ya no estuvieran ahí. Hice lo mismo con todas las articulaciones de mi cuerpo.

Pensé en que me había quedado paralizado, pero pronto me di cuenta de que lo que me estaba pasando era aún peor. Mientras pensaba en la posibilidad de que no podría mover ningún miembro de mi cuerpo, vi que algo se arrastraba por debajo de mis sábanas, como una serpiente. De pronto, apareció un brazo de las sábanas. Grité instintivamente, pero no estaba seguro de si mi boca se había abierto o no. Tardé poco en darme cuenta de que el brazo que acababa de salir de mis sábanas era mi propio brazo. Por alguna razón, podía moverlo, aunque yo no sintiera nada.

Al darme cuenta de que podía hablar, intenté llamar a alguien para que me ayudara, pero sólo salían gemidos descontrolados de mis muertos e inmóviles labios. Nadie respondió, ni tampoco oí ningún ruido que aclarara si había alguien más en la silenciosa casa.

Con mucha dificultad, conseguí hacer que mi cuerpo rodara por la cama y cayera al suelo. Al caer, se oyó el sonido de la cadera chocando con el suelo, pero yo, sin embargo, seguía teniendo la sensación de levitar. No entendía nada. Se me ocurrió que tal vez me estuviera recuperando de alguna operación que no recordaba, y mi cuerpo estuviera anestesiado. No, no era eso. Nadie lleva a un paciente anestesiado a su propia habitación y lo deja solo.

-Mrfffpfffgaa –gruñí. Ni siquiera podía maldecir mi suerte en voz alta.

Como había hecho por la cama antes, rodé por el suelo hasta ponerme boca abajo. Con los brazos, me iba arrastrando, recorriendo la casa. Mi cerebro parecía en perfecto estado, así que supuse que las acciones que éste enviaba al sistema nervioso se seguían cumpliendo, aunque hubiera perdido (no sabía si temporalmente o crónicamente) el sentido del tacto.

Pasé por delante de la habitación de mis padres. La cama estaba hecha, aunque llevaba una colcha blanca que yo nunca había visto. Las mesitas de noche estaban completamente vacías. Parecía que se hubieran ido de la casa hacía mucho tiempo.

La habitación de mi hermana estaba igual. El desorden habitual se veía ahora sustituido por una pulcritud casi inhumana, y unas sábanas impolutamente blancas llenaban de luz la normalmente oscura habitación.

Al llegar al comedor, todas las esperanzas de que aún quedara alguien en la casa se desvanecieron. Todos y cada uno de los muebles estaban cubiertos con sábanas blancas. Aunque no podía sentir ni uno de los gestos que hacía con la cara, sabía que estaba llorando. ¿Qué podía hacer? ¿Por qué me estaba pasando aquello a mí? Yo no era más que un cerebro condenado a convivir en un cuerpo muerto. No había peor tortura que la de ser consciente de la muerte de tu propio cuerpo. ¿Qué sería de mí, de mi conciencia? ¿Acabaría loco, o ya lo estaba?

Después de quince minutos intentándolo, conseguí ponerme de pie. El vértigo que sentí fue tal que mi cuerpo cayó de nuevo al suelo, haciendo mucho ruido. Volví a intentarlo. Ni siquiera me cansaba el esfuerzo, ni tampoco me dolía nada. Sólo me impacientaba cada vez más.

Cuando conseguí levantarme de nuevo, logré controlar el vértigo con mayor éxito. Incluso, pude dar un paso. Una vez dado el primer paso, seguir andando no era difícil.

Como un niño inconsciente que empieza a caminar, yo iba lentamente por el pasillo, tambaleándome. Miraba hacia arriba o recto. La sensación era tan extraña para mí que cada vez que miraba abajo me caía de la impresión.

Logré llegar a la puerta de la calle, incluso pude girar el pomo y abrirla. Los tres peldaños que conducían a la calle eran un obstáculo con el que no había contado. Dejé caer mi cuerpo y éste rodó por los escalones pesadamente. Volví a levantarme costosamente y eché a andar.

La calle a la que había salido no correspondía a la que yo recordaba. Estaba repleta de tiendas cerradas, y no había ni un solo coche aparcado. Me sentía muy triste y desgraciado. Por el rabillo del ojo vi como una gotita se escapaba de mi rostro y se precipitaba hacia el suelo con bastante velocidad.

Como sospechaba, estaba solo en el mundo, en mi mundo. No tenía sentido estar en la calle si nadie más estaba allí. No tenía sentido estar ahí de pie, si no podía sentir ni el frío ni el calor, ni siquiera podía saber si hacía viento.

Con resignación y melancolía, volví a entrar en casa. Ya no me hizo falta arrastrarme, y aunque andaba muy despacio, llegué a la cocina de nuevo. No sabía durante cuánto tiempo estaría yo en ese estado. Albergaba la esperanza de que, en cualquier momento, mi cuerpo recuperaría es tacto perdido, así que me puse a experimentar.

De un cajón de la cocina saqué un cuchillo. Cuando lo tuve bien sostenido con la mano derecha, lo miré con detenimiento y curiosidad. Tenerlo así cogido, aún sin sentirlo, era como hacer magia, como conocer los secretos de la telekinesia.

Sin dudarlo, me clavé el cuchillo en un brazo. No entendía cómo conseguía hacerlo, pero supuse que seguía conservando mi fuerza.

El brazo empezó a sangrar. No me sorprendió comprobar que no sentía dolor. Con el dorso de una mano, intenté acariciarme la mejilla, y tampoco noté el más mínimo contacto. Si no hay dolor, tampoco hay placer.
Me quedé quieto durante un buen rato, pensativo. Era curioso ver como mi cuerpo, aunque yo estuviera absorto en mis pensamientos, se mantenía inmóvil y en pie. Era como respirar, a nadie se le olvida cómo hacerlo.

“¿Cuánto tiempo viviré así? ¿Podré morir de hambre? ¿Y de sed? ¿Qué sentiría?” pensé para mis adentros. No podía estar más solo, y aunque el dolor físico era algo imposible para mí, no había nada que me causara más dolor.

Volví a mirar el cuchillo que no había dejado de sostener. Con lentitud, acerqué la afilada punta a mi corazón y mis manos, aferrándose a la empuñadora, hundieron la hoja hasta que penetró en mi cuerpo. Sólo el sonido de los tejidos resquebrajándose y mi respiración, más regular y automática que nunca, interrumpían el silencio de la cocina de aquella abandonada casa.

El cuchillo llegó al corazón, y noté como los oídos empezaban a pitarme. La sangre que emanaba de mi herida olía a hierro, y empezó a nublárseme la vista. Primero empecé a ver puntitos blancos que se iban extendiendo. Supuse que dejé de respirar, pero no había ni pizca de dolor en mi ser. Yo vivía el espectáculo con curiosidad.

Las motitas blancas que me cegaban y me impedían ver la cocina con claridad, empezaron a oscurecer lentamente, muy lentamente. Yo me iba lejos, cada vez más y más lejos. La muerte era mucho más placentera de lo que nunca hubiera imaginado, era como los dulces pensamientos que invaden tu mente antes de caer en un sueño profundo que te arrastra. La muerte me arrastraba hacia la tranquilidad, hacia el no sentir y el no pensar. Yo me dejé llevar.

dijous, 14 de maig de 2009

El Principito



EL PRINCIPITO de Antoine de Saint-Exupéry es, sin duda, uno de mis libros favoritos (me atrevería a decir que el que más). Siempre que lo leo, aunque sea sólo un fragmento, consigue hacerme sentir tremendamente melancólica.

En casa, cogí el libro, lo abrí al azar y me encontré con una de mis partes favoritas, cuando el Principito "domestica" a un zorro.


-Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-. ¡Estoy tan triste!

-No puedo jugar contigo -dijo el zorro-. No estoy domesticado.

-¡Ah! Perdón -dijo el principito. Pero después de reflexionar agregó-. ¿Qué significa domesticar?

-Es una cosa demasiada olvidada -dijo el zorro-. Significa “crear lazos”.¿Crear lazos? Para mí no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremosnecesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo...

-Empiezo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor en mi planeta... Creo que me ha domesticado...

El zorro calló y miró largo tiempo al principito:

-¡Por favor... domestícame! -dijo-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los mercaderes. Pero como no existen mercaderes de amigos, los hombres ya no tienen amigos. Si quieres un amigo, ¡domestícame!



El principito se fue nuevamente a ver a las rosas:
-No sois en absoluto parecidas a mi rosa: no sois nada aún -les dijo-. Nadie os ha domesticado y no habéis domesticado a nadie. Sois como era mi zorro. No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo. Sois bellas, pero estáis vacías. No se puede morir por vosotras. Sin duda que un transeúnte común creerá que mi rosa se os parece. Pero ella sola es más importante que todas vosotras, puesto que es ella la rosa a quien he regado. Puesto que es ella la rosa quien puse bajo un globo. Puesto que es ella la rosa cuyasorugas maté (salvo dos o tres que se hicieron mariposas). Puesto que es ella la rosa quien escuché quejarse, o alabarse, o aún, algunas veces, callarse. Puesto que ella es mi rosa -y volvió hacia el zorro-. Adiós.
-Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos. El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea tan importante. Los hombres han olvidado esta verdad, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable de tu rosa... Eres responsable para siempre de aquello que has domesticado.


Me dio por pensar que, tal vez, yo era como aquella rosa para alguien.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...