dimarts, 20 de desembre de 2011

La Fassymanía ataca de nuevo


Creo que me voy a correr. 
Que voy a hacer footing, digo.
Malpensados.

diumenge, 11 de desembre de 2011

Oh my Twitter

Yo siempre había odiado esto del Twitter, no sé por qué. Bueno, en realidad no siempre. Hace mucho tiempo, me hice una cuenta para seguir de cerca a mi ídolo del alma, hasta que por culpa de unos acosadores tuvo que cerrárselo.

Luego todo el mundo empezó a hacerse Twitter compulsivamente y a mí me dio pereza pertenecer a algo tan mainstream, hahaha. No, simplemente había perdido mi razón de ser. 
Ahora que estoy pasando por una especia de crisis existencial y tecnológica (se acerca mi cumpleaños y huelo a portátil nuevo y a BlackBerry), he querido volver a inmiscuirme en este mundillo del pajarillo azul, en parte siguiendo los pasos de Larisa. Y he descubierto la respuesta a todas mis preguntas. Bueno, no a todas, pero a unas pocas.

La cuestión es que me da mucha pereza escribir en el blog (aunque lo estoy haciendo ahora mismo). Me da pereza ponerme a escribir, porque luego descubro que a la que entro, tecleo y tecleo todos mis pensamientos. Total, que entre poner todo lo que se me pasa por la cabeza en el facebook e invadir los muros de mis "amigos" y poner en un blog una frase sin sentido que probablemente no verá nadia, tiene que haber un término medio. Y ese término medio podría ser el twitter. Un sitio donde tengo límite de carácteres, y no me puedo ir por las ramas, pero en el que puedo postear varias veces al día sin sentirme pesada (porque, coño, todo el mundo lo hace). Y además, está de moda. He encontrado ahí a mucha gente. Y vicia. Quiero entenderlo más. No puedo escribir el blog desde la BlackBerry, pero sí en Twitter.

Si alguno tenéis o me queréis visitar, os dejo la dirección de mi pobre y joven twitter.

dilluns, 7 de novembre de 2011

Chiste

—¿Qué tiene Darth Vader en el congelador?
—Helado oscuro.

dimarts, 25 d’octubre de 2011

dijous, 20 d’octubre de 2011

#3

Nota mental: ir siempre bien guapa a la facultad. Nunca sabes a quién puedes conocer.

dimecres, 19 d’octubre de 2011

Exhausta, pero me gusta

Estoy tan cansada que no quiero ni comer.
Me duele la espalda, y las piernas. Siento la cabeza cargada y hasta los ojos se me cansan, pero me encanta esta sensación. Me encanta porque sé que cuando acabe, podré tumbarme en la cama, emitiendo un sonido orgásmico que rezará: "ya he acabado y ahora puedo pasarme el resto del día sin hacer nada, pero con la grata satisfacción de haber hecho algo de provecho".
He ido a clase (ha sido un poco inútil, pero ahí estaba yo), he vuelto a casa, he estudiado japonés toda la tarde con dos amigas, y ahora que ellas se han ido, me propongo hacer los deberes de japonés para mañana y luego, voy a procrastinar y descansar satisfecha.

El examen de japonés es el 4 de diciembre, y yo aún estoy un poco pez. La gramática y el vocabulario, aún podría aprobarlos, pero tengo un grave problema con los kanjis.
Los kanjis son las escrituras chinas que se utilizan como una palabra entera (los palitos que se tatúa la gente para parecer guai). Tengo que aprenderme 320, y son la cosa más difícil que me he echado en cara en toda mi vida. Lo veo tan difícil, que ya ni me esfuerzo como debería. Es frustrante. No tengo el tiempo para estudiármelos como dios manda, sólo aspiro a poder reconocerlos para el examen. Por suerte no tendré que escribirlos, sólo reconocerlos entre 4 maravillosas opciones.

Os dejo un entrañable video que hemos usado hoy para aprender verbos:



がんばって、アルバさん!!

dilluns, 17 d’octubre de 2011

¿Clínica infantil o de adultos?

Tengo un dilema.
Estoy en tercero de Psicología ya, y aunque desde que empecé la carrera he ido acotando mucho los posibles campos profesionales a los que me gustaría dedicarme, ahora tengo un gran dilema: no sé si especializarme (cuando llegue el momento, pero está bien ir pensándolo ya) en psicología clínica infantil o en psicología clínica de adultos.

Por una parte, en la clínica infantil, los trastornos, en su mayoría (exceptuando el autismo y otros trastornos crónicos del desarrollo) tienen "solución". Son muy satisfactorios, y los tratamientos con niños y adolescentes pueden tener mucha efectividad. Trataría también seguramente algunos casos de abuso sexual infantil, y no sé si estoy del todo preparada para afrontarme a eso aún (cada vez que lo intento abordar acabo llorando yo).

Por otro lado, me encantaría trabajar de interna residente en un hospital psiquiátrico. Me gustaría conocer la realidad de gente con trastornos graves como los trastornos de personalidad o los psicóticos. Claramente, toda esta area no sería accesible en niños. Me fascinaría llegar a conocer una persona con trastorno antisocial de la personalidad (también conocidos  como "psicópatas"), charlar con ella, conocer sus inquietudes, llegar a comprender. Muchos de estos trastornos tienen también sus orígenes en la infancia, pero a diferencia de la clínica infantil, la mayoría son trastornos crónicos que sólo aspiran a un estado de "remisión", pero casi nunca a una total recuperación. Aunque me fascina, tampoco sé si estoy del todo preparada para escuchar y ver el sufrimiento de una persona que tiene alucinaciones, o que vive en un constante infierno donde nada tiene sentido.

No sé qué hacer. ¿Estaré bien preparada alguna vez?

divendres, 14 d’octubre de 2011

El olvido es nuestra mejor arma

Llegará un momento en el que olvidarás qué era aquello que debías olvidar. Entonces, y sólo entonces, tendrás paz.

divendres, 7 d’octubre de 2011

En mi mundo no hace ni frío ni calor


Hay días en los que me siento aislada del mundo entero. Del físico al menos, porque en realidad hay todo un mundo dentro de mí, en el que todo es bonito y nada duele, y tiene un formato de página web.

A veces no quiero estar cerca ni de mis amigas. Amigas, já. Qué relativo es eso. Creo que realmente ni les gusto. Y puedo escribirlo aquí, porque da igual. No les importa una mierda este blog. Y me jode. Porque si ellas tuvieran un blog, yo me lo leería. Porque me gusta meterme en las vidas de los demás, pero no por cotilleo ni por curiosidad, sino por sentir que conecto con algo, con alguien. Porque si alguien escribe algo, es para que otros lo lean. Porque a mí me gustaría que la gente leyera lo que escribo.

Sé que soy la payasa del grupo. Sé que no paro de hablar, que hago bromas y que se ríen de mí conmigo. Pero la payasa  también se cansa, y la sonrisa dibujada de color rojo se destiñe. ¿Pero qué más da? Yo estoy para divertirles. Es divertido estar en el centro, menos cuando quieres pasar desapercibida. Entonces es imposible. Cualquier cosa que hagas seguirá siendo algo gracioso, porque, eh, así está la excéntrica de nuestra amiga, haciendo cosas excéntricas para que nos riamos.

Probablemente sea culpa mía. Pero no siento que me comprendan. Supongo que deben creer que no me importa que me digan "tía, estás loca" o "tía, eres una pervertida y nos tronchamos de risa con tus bromas". Supongo que creen que todo lo que hago, lo hago para llamar su atención y hacerlas reír. Ahora ya parece que no les pueda aportar nada más que eso. Pueden meterse conmigo, porque saben que me mantendré impasible, que no herirá mis sentimientos. No quiero ser así. No quiero que me vean así.

La gente dice que las demás personas están locas con mucha facilidad. Y es broma, pero detrás de la broma se ven sus caras de incomprensión, o de vergüenza. Sí, se ríen, pero sé que se avergüenzan de mí frente a los demás. Porque no soy normal. Porque doy brincos por los pasillos si estoy contenta, mientras ellas, con toda su dignidad, me siguen, mirando hacia todos los lados, por si alguien me ve. Porque miro series japonesas y sé hablar japonés. Porque intervengo en clase y digo mi opinión públicamente. Porque me emociono mucho con las cosas y me gusta hablar de aquello que me fascina. 

Sé que lo hacen con buena fe, pero estoy un poco harta de que estén pendientes de mí cuando lo único que quiero es retirarme a mi mundo, con mis mierdas. Porque no quiero que me digan "¿qué ha sido ese ruidito?" cuando me aclaro la garganta.

Me siento más vinculada con desconocidos que he encontrado por Internet que con gente de carne y hueso. Y me mata. Hasta mi hermana, cuando le comento algo de algún tema del que ya hemos hablado alguna vez, me dice que soy una pesada. Porque se ve que no se puede hablar de una misma cosa dos veces sin que te digan que estás obsesionada. 

A veces estoy sentada en clase, y me siento sola, pero muy acompañada. Acompañada por personas que me observan y me juzgan. Porque si fallo una respuesta en clase no me importa. No me importa hasta que una de  mis amigas me mira tapándose la boca, y riéndose. Entonces sí que me siento ridícula. Porque a mí no me da vergüenza ser quién soy, hasta que alguna de ellas sí la siente.

Y cuando estoy harta de todos y de todo, saco mi BlackBerry y me pongo a mirar alguna película o algún capítulo de alguna de esas mierdas que me gustan a mí, y me evado de todo, porque ahí me siento mejor. Y luego me llaman antisocial. 

Pero yo no entiendo qué hay de malo en meterme en mi burbuja. Con las paredes opacas e insonorizadas. Porque meterme en mi mundo es lo único que me calma. Ahí se está bien. Está lleno de actores y cantantes que me gustan. Frases que corren por mi cabeza. Personajes reales o de ciencia ficción que se han ganado un huequecito en mi corazón, por lo entrañables que son. Ahí dentro hay historias, y canciones, y películas enteras, o escenas. Y hay emociones, y recuerdos. Hay paisajes imposibles, con largos prados y bosques frondosos, y mucho, mucho porno gay. Y todo aquello que me hace ser YO.

dijous, 6 d’octubre de 2011

Tienes que parar

Me estoy obsesionando con este actor (cosa nunca jamás vista antes en mí) y me estoy preocupando.
Pero es que encuentro genial todo lo que hace este alemán-irlandés con dientecitos de tiburón llamado Michael Fassbender.



He visto ya cuatro de sus películas: 300, Malditos Bastardos, Jane Eyre y Hunger (en esta última se le ven sus partes nobles y me dejó en estado de shock durante 20 minutos). Ahora me falta por ver Shame, Fish Tank y A Dangerous Method, y rever la escena de Malditos Bastardos en la que aparece. Tendría también que volver a ver X-Men First Class, sí, sí...

¡QUE ALGUIEN ME AYUDE!

dilluns, 3 d’octubre de 2011

Grandes mentiras que encierran grandes amores

El sábado a las 2 de la mañana, con un resfriado de caballo y me atrevo a decir que con un poco de fiebre, no tenía nada mejor que hacer que ver esta maravillosa película, Jane Eyre (en versión original, claro, que así de paso perfeccionamos el inglés) en mi portátil y con los cascos, sentada de cualquier manera en mi incómoda silla de escritorio.
Dura dos horas y aunque al principio es un poco lenta, es una película genial. Esta escena en concreto hizo -y perdonad mi lenguaje soez- que se me cayeran las bragas. 
Los que me conocen saben bien que desde hace un tiempo que crío una ferviente obsesión por este mozo de barba pelirroja, este hermoso espécimen que es Michael Fassbender (mis motivos tengo, aunque no puedo contarlos por aquí).



El título de la entrada se debe a que, a pesar de que aquí el señor Rochester parece súper enamorado de la vida, le acaba de soltar a su amada una pedazo de mentira que pa' qué. No es que mienta por vicio, ni que sea mala persona. Miente porque tiene miedo de perderla. Ella va a irse, y él intentará retenerla por todos los medios, aunque tenga que mentir, y aunque le duela. 

Volviendo a ver esta escena, ahora que sé cuál es la mentira, me hace pensar en cosas que llevaban tiempo escondidas. Me costaba pensar que alguien podía ocultar algo o mentir con algo tan importante, por miedo a perder a alguien. Ahora lo entiendo, y me alegro. Se podría decir que el señor Rochester es un cabrón, un mentiroso y un manipulador. Sí, se podría, pero también se podría decir que es un pobre enamorado que quiere olvidar los errores del pasado y luchar con todas sus fuerzas por aquello que quiere.

Os recomiendo la película, en serio. No hace falta que os diga que no es un peliculón, y que mucha acción, lo que se dice acción, no hay. Pero para esos días en los que os sentís romántic@s, es perfecta.

Mientras veía la película, sola en mi habitación, pensaba: "¿Y dónde está mi mozo ahora? ¿Cuándo le veré? Ay... le echo de menos."
Lo mejor de todo es que, nadamás acabar la película, mi propio mozo pasó a buscarme. La noche ya acabó de ser redonda. Y yo sensible perdía... romanticismo a punta pala.

dissabte, 17 de setembre de 2011

Cambio de planes

Desde que volví de las vacaciones de familia en Andalucía, he estado ocupada en una especie de "luna de miel". Estas dos últimas semanas he estado aprovechando al máximo los últimos días libres que tengo antes de volver a empezar la Universidad. Es el primer año que no tengo ganas de volver. Me da muchísima pereza.

Me he reecontrado también estos últimos días con algunos amigos y compañeros de clase. A algunos volveré a verlos el lunes, y a otra, hasta dentro de 4 meses. Se me va de Erasmus a Bélgica, y la verdad es que la echaré mucho de menos. Casi me hace llorar, la jodía.

Por todo esto, no he escrito mucho de la novela que tenía pensado presentar en un concurso para el 30 de septiembre. No la tendré acabada ni queriendo. Además, estoy empezando a dudar de si realmente me gusta escribir, porque me da mucha pereza (como todo, vamos). Estoy un poco decepcionada de mí misma. Me parece que con el tiempo me estoy volviendo más tonta y más vaga, más comodona, con menos inquietudes intelectuales (por así decirlo). Todo me queda grande.

Algunos amigos han leído lo que llevo escrito de novela y me han dado sus amables opiniones. Han sido críticos y lo agradezco mucho. Sé que fallo en algo, pero no sé reconocerlo. Quiero aprender, y mejorar, y no sé cómo hacerlo. Me han ayudado mucho con sus comentarios, sobre todo porque son personas que han leído mucho (no como yo, que hace años que no leo apenas...).

La conclusión de todo es que me esperaré a dar por acabada la novela. Es demasiado importante como para hacerla con prisas. Además necesito explotar mucho más el potencial que se supone que tiene. Ahora tengo que aparcarla, y leer. Leer mucho. Y en un tiempo, cuando yo haya crecido, volveré a retomarla desde el principio, para irla puliendo y mejorando con todo lo que aprenda.

dijous, 25 d’agost de 2011

Vacaciones en Madrid

Estoy exhausta.
Estoy en una residencia militar de Madrid a todo lujo. He ido en Metro, he ido al Teatro, he cenado en Kentucky Fried Chicken, y no me he podido bañar en la piscina de la residencia porque a un niño le dio por vomitar dentro del agua justo cuando yo me iba a meter.
Estoy hasta la coronilla ya de mi familia. Mañana vamos hacia Sevilla en coche (5 horas) a ver a unos amigos de mis padres (2 matrimonios y 4 niños). Horrible. Estoy de muy mala leche.
Me quedan 22 minutos de batería, y resulta que el WiFi no funciona en mi habitación. Fuera sí, pero dentro no. Cosas de las residencias militares, no sé. Ayer iba y ahora ya no. Grrr, me da rabia.
Mañana pasado me iré al pueblo de Ronda (Málaga) con la familia de mi padre. Horrible será también. Y así hasta el día 5 de Septiembre. Rodeada de una familia que detesto normalmente, y sin Internet. Y sin sexo, claro. Nada de nada. De nada. NUNCA estoy sola (con lo que me gusta a mí estarlo), y no sólo por el tema sexual, sino que adoro la intimidad.
Dios tengo a mi padre dando vueltas por aquí hablando por el móvil. Y a mi madre, la mujer más pesada del mundo, a la que odio. No me puedo concentrar, tengo que estar cambiando de pestaña todo el rato, y la batería se va muriendo. Dios, mataré a alguien. Ayudadme, por favor.

Esto es una mierda. Quiero volver a mi casa. Quiero estar SOLA. O con él. Joder, dos días fuera y ya le echo de menos. No se lo merece. Voy a matar a mis padres. Guardadme el secreto. Adios.

divendres, 19 d’agost de 2011

La felicidad no es creativa


No sé si soy yo que estoy poco inspirada con esto del blog, o es que la estabilidad y la felicidad que siento ahora no me deja pensar en nada más que en amor, sexo y otras drogas duras, cosas que una vez gustan, pero si se van repitiendo llegan a cansar. Podría llenar entradas sobre comentarios subidos de tono, sobre lo contenta que estoy con mi historia de amor, para demostrarle al mundo de una vez por todas que sí, que tienen razón, que soy una ninfómana, que sólo pienso en lo mismo.

Estoy súperinspirada últimamente con la novela y se me han ocurrido cosas que me hacen estar orgullosa de mí misma, sobre todo después de una etapa de apatía y decepción. Le estoy haciendo cosas muy bestias (incluso sádicas) a mis personajes. Los estoy haciendo más complejos. Antes eran claramente buenos o claramente malos, ahora creo que son más humanos. Hacen cosas correctas, y se equivocan. Ahora traicionan, pero merecen también segundas oportunidades. Me gusta mucho más así, es más real y más divertido. Pobrecillos.

Estuve decepcionada porque aunque sabía que pasaría, por muchas veces que pase no me acostumbro a la decepción de ver a gente que me dice: "oh, pásame tu novela, me la leeré", y luego ni la abren. Es demasiado importante para mí. Tengo que acabarla en un mes, y necesito que quien la quiera leer de verdad lo haga antes de ese tiempo, así que he decidido desistir, y sólo se la dejaré ver a esas personas que realmente se han interesado ya, que son sólo dos; y una de ellas es mi hermana (bendita sea, no sé qué haría sin ella). También le estoy muy agradecida a la otra persona, porque le guste o no la novela, al menos se la está leyendo (o finge muy bien jajaja).

Estoy preocupada por dos cosas: un callo que tengo en el pie que me ha dejado coja y me impide muchas cosas, aunque tengo un infermero personal muy majo que me ayuda a curarme; y que dentro de cuatro días me voy al pueblo de mis abuelos en Andalucía durante dos semanas. Sin Internet. No me preocupa que mi mozo me ponga los cuernos, porque no creo que ni le diera tiempo, pero me preocupa aburrirme, como siempre, que mis padres me riñan por ser una antisocial, que eche demasiado de menos a mis amigos y mi estilo de vida en casa... Me iré a cualquier bar que tenga WiFi y os contaré cómo me va de vez en cuando, así no me siento tan solica.

diumenge, 14 d’agost de 2011

Uau

Y tú nombrándome entre gemidos.
No pude contar cuantas veces.
Se me fue la cabeza.

dimecres, 10 d’agost de 2011

dilluns, 8 d’agost de 2011

Que me pilla el toro

Me estoy durmiendo en los laureles. Cierto que éste está siendo el mejor verano de mi vida, y que lo que creía que sería una etapa de depresión y aburrimiento infinito se está convirtiendo en realidad en mucho  entretenimiento y felicidad. Espero que dure. 

Bueno, el tema es que quiero presentar mi novela para un concurso que empieza el 30 de septiembre, y aún me queda mucho camino que recorrer.

Estoy estancada. Tengo que cambiar tanto un capítulo que me da pereza ponerme a ello, y me frustra porque en realidad tengo muchísimas ganas de acabar ese maldito capítulo que se me cruza para llegar al siguiente, que es mi favorito y con el que me voy a cebar. Pero tengo que ponerme las pilas. Esta última semana he estado ocupada, de un lado a otro, con la familia, con amigos, con romances... Pero juro que ahora me voy a poner en serio a hacer algo útil. Intentaré no jugar al Fallout New Vegas, ni a Los Sims.

¡A tope!

dilluns, 1 d’agost de 2011

Arriésgate

Estoy tan contenta que podría vomitar arcoiris ahora mismo.
Las cosas buenas no llegan porque sí. Hay que buscarlas, seguirlas hasta casa, acosarlas por teléfono. Si quieres algo, haz todo lo que tengas en mano por conseguirlo. Si tienes una idea, hazla. ¿Que parece una locura?, vale, pero inténtalo, al menos.

Puede salir bien. Si no te arriesgas nunca lo sabrás. Yo me he arriesgado. Me he arriesgado muchísimo, he estado a punto de perder algo grande. Pero he ganado algo mayor. De eso se trata. Sal ahí, habla, pregunta, sugiere, siempre con la cabeza sobre los hombros. No pidas la luna, pero pide una escalera para llegar más cerca. Y si puedes, constrúyela tú.

Lo dije, siempre consigo lo que quiero, porque me esfuerzo. Las cosas pueden no salir como habíamos pensado en un principio, pero podemos cambiar la forma en la que nos lo queremos tomar, y salir ganando siempre de cualquier situación, por mala que nos parezca. Todo nos ayuda a crecer.

Y ahora, os dejo el video de las alucinaciones de Dumbo. ¿Por qué? Porque me hace mucha gracia, y porque lo acabo de descubrir, después de años sin recordar esta escena. Atención a la letra, que no tiene desperdicio.


¿Quién es? ¿Quién va?
Ya empiezan a desfilar
vienen ya,
mira qué saltos dan.
Serán quizá
parientes de Satanás.

Ya están aquí,
en torno a la cama van
al revés,
como acróbatas,
terror me dan,
me quieren enloquecer.

¿Qué voy a hacer?
¡Yo no lo sé!
¡Ya no me vuelvo a embriagar!

Al que abusa del licor
se le aparece una visión,
son elefantes en color
que espantan y dan terror.

¡Yo que al diablo desafié
y que la cola le arranqué,
los paquidermos tricolor
han hecho que pierda mi gran valor!
¡Ay, qué horror!
¡Déjenme en paz!
¡No puedo más!
¡Ya se van!
¡Ya se van
las ánimas del terror!
Las ánimas....

dissabte, 30 de juliol de 2011

Locura

Hoy voy a cometer una locura.
No he podido dormir. Lo tengo todo pensado. Espero conseguir lo que quiero, y que sea rápido, porque la espera me está matando.

diumenge, 24 de juliol de 2011

Never give up, it's such a wonderful life

On a bridge across the Severn on a Saturday night,
Susie meets the man of her dreams.
He says that he got in trouble and if she doesn't mind
He doesn't want the company
But there's something in the air
They share a look in silence and everything is understood
Susie grabs her man and puts a grip on his hand 
as the rain puts a tear in his eye.

She says:
Don't let go
Never give up, it's such a wonderful life
Don't let go
Never give up, it's such a wonderful life

Driving through the city to the Temple Station,
Cries into the leather seat
And Susie knows her baby was a family man,
But the world has got him down on his knees

So she throws him at the wall and kisses burn like fire,
And suddenly he starts to believe
He takes her in his arms and he doesn't know why,
But he thinks that he begins to see

She says:
Don't let go
Never give up, it's such a wonderful life



dijous, 21 de juliol de 2011

Las pequeñas cosas

El otro día, después de ver escuchar un especial de Los Simpson donde aparecía esta canción versionada por Homer, me acordé de la escena final de esta película: El príncipe Cascanueces. De pequeña la adoraba. No podría describir en palabras lo que aún me hace sentir esta escena.


Son las pequeñas cosas como éstas que me hacen sentirme feliz y en paz con todo. Algo tan sencillo como una película de animación sobre muñecos.
Ah, y me encanta viajar en tren escuchando música. Es salir de la ciudad, y los paisajes son tan maravillosamente bellos...

divendres, 8 de juliol de 2011

Vacaciones

He estado unos días en Llançà, el pueblo costero en el que nací, cerca de donde vivo ahora. Allí vive aún toda mi familia por parte de madre, y hacía tiempo que no iba a visitarles como dios manda.


Fuimos a la playa todos juntos, desconecté del mundo por unos días y me puse un poco morena y todo. Ya era hora, que parecía una estatua de marfil.



Muchos bebés nuevos, primos segundos y primos putativos, que dicen ellos. Me he dado cuenta de que no son lo mío. No les caigo bien, ni ellos a mí. Son seres extraños e inexpresivos que no logro entender, así que ya ni me esfuerzo.


A pesar de que en mi familia hay unos cuantos problemillas internos de cohesión, me he reencontrado con mi prima, después de meses sin verla. Nos hemos puesto al día con nuestras vidas y nos hemos contado todo lo que nos preocupa sobre el futuro. Esto es mejor que ir a confesarse.

El último día vino a verme un amigo y me acompañó a la playa. Estuvimos allí todo el santo día, sin hacer absolutamente nada. Bueno, me quemé un poco, pero valió la pena. Comer un bocadillo, unos helados, un paseo en coche por barrios desconocidos...


Mientras estaba ahí, me llamaron los de H&M para volver a trabajar el miércoles y el jueves, pero les dije que nanai, para unos días que estaba con mi familia.

Esta noche tengo un cumpleaños y si todo va bien, el domingo volveré a la playa. Y el lunes me matricularé en tercero de carrera de Psicología. Parece mentira, pero tengo una agenda ajetreada. Y si, además, a eso le sumas el vicio insano que he desarrollado por el juego de Los Sims últimamente, entenderéis por qué ya no me paso por aquí tan a menudo. Me tengo que poner al día...

Además, hace muchos días que no escribo ni una palabra de mi novela (sí, esa que me tenía tan ilusionada...). Tendré que hacer un pensamiento.

dijous, 30 de juny de 2011

De viejas ilusiones renacidas

Hace unos días me quejaba de que no tenía trabajo. Pues bien, ya lo tengo. Y ahora me quejo porque lo tengo y me da pereza ir (y más en fin de semana). 
Me han contratado para la tienda de ropa H&M, sólo para una promoción de rebajas (los días 1, 2 y 3 de Julio). De hecho, si les gusta mi trabajo, me llamarán para otras promociones durante el verano, incluso de otras empresas que requieran trabajos temporales.
Me sacaré unos 96 euros por 15 horas, 5 cada día. No está mal, ¿no? Suerte que son sólo 3 días, porque soy de naturaleza perruna y los trabajos fijos no están hechos para mí, después de tanto tiempo acostumbrada a no hacer nada. Bueno, algo es algo.
Esta tarde firmo el contrato y mañana empiezo. Tengo un horario de 10h a 15h, que es el menos malo, y tendré la tarde libre. A ver qué tal se me da esto de doblar y almazenar ropa. Sólo me preocupan las 5 horas sin comer, y espero que no me dé algo.

A parte de todo esto, estoy muy ilusionada porque he retomado mi novela. La escribí hace unos 3 o 4 años, para un trabajo de Bachiller. Saqué un 10, aunque ahora que me la estoy releyendo para poder reescribirla, me estoy dando cuenta de que es una gran bazofia. Tenía 16 años, no esperaba mucho más de mi yo del pasado. 
Me gustaría tenerla acabada para septiembre, para poder presentarla a un concurso. Seguramente no quedaré ni finalista, porque no sé escribir, aún, pero al menos es un reto que me propongo cumplir, y si no lo hiciera, dejaría la novela apartada unos cuantos años más.
Además, como en su día cuando la escribía, ahora tengo algo con lo que ocupar mi mente y apartar mis preocupaciones a un lado. Ahora tengo un motivo más para levantarme por las mañanas y algo en lo que pensar cuando me cuesta dormirme por las noches.
Parecerá una tontería, pero ese pequeño mundo paralelo que tengo creado y que puedo modificar (y que modifico, de hecho) como me da la gana, le da un poco más de sentido a mi vida.

Algún día os hablaré un poco más de ella, mi pequeña creación en mi mundo lleno de destrucción.

dilluns, 27 de juny de 2011

dimecres, 22 de juny de 2011

Amor animal


Cuando los caballitos de mar encuentran un compañero, se enlazan el uno al otro con sus colas para que la marea no pueda llevárselos. Viven con ese compañero el resto de su vida, y si uno de los dos muere, el otro también.

diumenge, 19 de juny de 2011

Adopciones injustas


Hace unos días que me encontré por tumblr esta imagen. Ya la había visto y la había colgado en el mío, pero no fue hasta que la reencontré que me dio más fuerte. No sé si era el día, las circunstancias o que estoy cambiando un poco cada día.

La primera ilustración me rompió un poco el corazón. Me entró mucha rabia y el primer impulso que tuve fue enseñársela a todos aquellos que me importaban, a todo aquel al que le importara en lo más mínimo algo que estuviera relacionado conmigo.

De este mismo modo, la cuelgo aquí porque, aunque no espero recibir ningún comentario, me gustaría pensar que alguien ha perdido algunos segundos de su existencia a mirar con detenimiento esta foto e intentar reflexionar sobre lo que representa.

dimarts, 31 de maig de 2011

Porque yo lo valgo

A veces, cuando me aburro, me da por tocarme los pechos. Porque puedo.

dilluns, 30 de maig de 2011

El paraíso hecho web

El otro día, buscando por Google cualquier chorrada de ésas que me pongo a buscar con tal de no estudiar, descubrí una página web en la que podías jugar online a cualquier juego de Game Boy. Eso, junto con mi insana devoción hacia la saga de juegos de Pokémon, fue una combinación letal.

Desde que salieron las primeras ediciones he jugado a almenos una edición de cada generación y temporada, con emuladores de las respectivas consolas y ROMS pirata, claro, menos de las últimas que salieron el año pasado (aún no están del todo traducidas y tienen muchos errores).

He empezado una partida a la edición Crystal (aunque la tengo por ahí en cartucho), y dios... Todo es tan emocionante e interesante cuando tengo que estudiar, que hasta un juego de hace diez años que está ya obsoleto me fascina. Adoro esos gráficos noventeros y esos monigotes que no sabes dónde tienen los ojos o dónde tienen la boca:


Sí, estoy muy emocionada de haber encontrado esta web, porque me he recontrado un poco con mi niña interior, y ella se alegra de verme.

Es más, me estoy hasta planteando volver a probar suerte con emuladores y reemprender mi aventura en la edición Soul Silver. Ya veremos... este verano tendré mucho tiempo libre.

dijous, 26 de maig de 2011

Independencia


No cualquier tipo de independencia, no. Independencia emocional. Oh, sí. La independencia emocional es la capacidad de actuar sin tener en cuenta lo que pensarán los demás. Es decir, no dejar de hacer alguna cosa por miedo a perder la estima o el afecto de una persona.

Quién te quiera te aceptará como eres, y si alguien se aparta de ti por cómo te comportas, es que nunca te ha querido. Más vale tenerlos bien lejos.
Y qué bien se siente una cuando puede abrir la boca y decir lo que quiere decir. Y qué bien sienta poder escribir y soltar lo que me quema por dentro. Porque no escribo para nadie, ni dejo de escribir por nadie. Escribo por y para mí, porque es mi blog y hasta donde yo sé, aún tengo libertad de expresión.

Últimamente me están pasando algunas cosas que me hacen replantearme quién soy, y quién quiero ser. En realidad, creo que soy quien quiero ser, pero me doy cuenta que soy muy rara. Extremadamente. No sé si el problema soy yo o son esas personas normales con las que me comparo, esas que me juzgan y me critican.

Quiero llegar a la total independencia emocional de las personas que me rodean pero que no son importantes para mí. 

¿Te caigo mal porque los jueves me pongo un collar de pinchos? Genial.
¿Te alejas porque reconozco abiertamente que miro pornografía? Qué bien.
¿No aceptas el hecho que pueda superarte en algo? Oh, fantástico.

Me da completamente igual. 

Si te avergüenzas de mí, es TU problema, no el mío. Yo no siento ninguna vergüenza por lo que soy. Ya no.

dimecres, 25 de maig de 2011

Fantasías sexuales



¿Quieres saber cuál es mi fantasía? Mi fantasía es sentir que esto que tenemos tú y yo es de verdad.
Dijiste que éste sería nuestro propio cielo. Tuyo y mío, y de nadie más. 

dilluns, 23 de maig de 2011

#2

Me encanta cuando me quedo sola en casa porque puedo correr por el pasillo de casa como una retrasada psicótica, y nadie me ve.
Qué coño, si yo corro por el pasillo como una retrasada psicótica aunque la gente me mire.

divendres, 20 de maig de 2011

Emocionadísima

Hace un tiempo, el cantante de un grupo de música extranjero bastante conocido contactó conmigo a través de Youtube. Buscaba a alguien de España que pudiera ayudarle a conseguir productores españoles para sus conciertos aquí, y algún buen sitio para pasar la noche cuando vinieran. Al ver que eran de un grupo, fui a documentarme un poco sobre su música, y me encantó. Les contesté el mensaje diciéndoles que no podía ayudarles, pero que me gustaría saber de ellos si venían, ya que me había gustado mucho su música. El cantante me dio su Facebook y su mail, y yo le agregué a Facebook, por probar.


De eso hace ya un tiempo, y esta mañana, cuando he llegado a casa, he visto que me había escrito en el muro. He pensado que era algo que le habría escrito a todos sus "fans" que tenía en Facebook y le he contestado, pensando que ni siquiera lo vería. Segundos más tarde me ha contestado, y hemos tenido esta "conversación" (yo soy la de rosa):


El tío se acordaba de mí, y eso a mí me ha hecho muchísima ilusión. Os parecerá una tontería, pero a mí me ha ilusionado muchísimo. Cosas así hacen que me sienta muy muy muy contenta, y casi no me lo creo aún, para mí es como un sueño, porque en todo este tiempo desde que supe de ellos, he desarrollado una gran devoción.

P.D: Nótese que tengo el Facebook puesto en Inglés Pirata.

dilluns, 16 de maig de 2011

A mi amiga que se llama como yo



Hola, amiga que se llama como yo. Escribo esto para ti, para que lo leas y te animes un poco. No quiero revelar tu nombre, al igual que tampoco quiero revelar el mío. Tú sabes, el mundo es un pañuelo. Quería decirte que aunque tengamos nuestras pequeñas grandes diferencias, te aprecio mucho y quiero ayudarte de la única forma que sé; con palabras.

Sabes que el contacto físico no es lo mío, y que tampoco puedo ayudarte en todo lo que te está pasando, porque ni yo ni nadie (ni siquiera tú, con lo omnipotente que llegas a ser a veces) puede actuar sobre lo que tanto te disgusta. 

Yo siempre predico que las cosas que nos disgustan y preocupan son pasajeras y que, si no podemos hacer nada directamente, más vale aceptar nuestra impotencia y no torturarnos. Sé que la práctica es más complicada, y sé que tu situación es mucho más compleja de lo que yo nunca podría imaginar. Pero no llores más. Desahógate tanto como quieras, pero no te ahogues en tus lágrimas.

Me gustaría decirte que te quiero. No creo que sea capaz de decírtelo nunca a la cara, porque no se lo he dicho nunca a ningún amigo. Así que si preguntan a la cara, lo negaré, hehe.

Tú me has hecho creer en cosas en las que no creía antes, como que podía compartir tantas cosas (muchas de ellas perversiones, ya sabes) con alguien en tan poco tiempo y aprender tanto. Porque valoro mucho nuestras conversaciones en el súper o en clase cuando esperamos a que llegue el profesor. Me gusta cómo me escuchas y como intentas ayudarme y frenar mis paranoias, y cuando te unes a mí para criticar aquello y a aquellas personas que odio, aunque no tenga nada que ver contigo. Me gusta cómo me aceptas tal y como soy aunque a veces te haga enfadar sin querer. Me gusta cómo mi mundo y el tuyo conectan y lo que surje de ahí.

Sé que sabes que no estás sola, pero tenía ganas de repetírtelo y dejarlo escrito. Conociéndote, estoy casi segura de que llorarás leyendo esto, aunque a lo mejor tengo suerte y no te llega tanto como esperaba (no quiero decir que espero que llores, ¿eh?).

Bueno, esta tarde nos veremos en la piscina espero, y aunque esto estará ya escrito, no podrás verlo hasta más tarde. A lo mejor ahora en la piscina te digo que te esperará una sorpresa en casa cuando llegues, para que te mueras de curiosidad y te comas la cabeza, como hiciste tú un día conmigo, jaja.

Hasta pronto, amiga que se llama como yo, y no desistas en tu lucha, porque sin esperanza no habría desesperación, pero merece la pena esperar.

diumenge, 15 de maig de 2011

#1

Nota mental: no hacer el amor el mismo día que me depilo

diumenge, 3 d’abril de 2011

Estoy enamorada

...de mi carrera. Estoy enamorada de la Psicología.
Estoy aún en mi segundo año, pero creo que nací para esto. No hay nada en el mundo que me interese más que mi carrera y todo lo que ella implica.
No me veo haciendo otra cosa, estudiando otra cosa. Mientras mis compañeros prefieren ir al bar a fumar en vez de ir a clase, o quedarse en casa durmiendo, yo escucho cada palabra como un niño pequeño que oye un cuento fantástico. Luego, vuelvo a casa y pienso sobre ello, hablo sobre ello. Me encanta contarles a las personas que me importan cuánto he aprendido y cuánto sé.
Es la razón por la que me levanto por las mañanas, y sé que lo seguirá siendo aún cuando trabajo. Me asusta. Me asusta que quede tan poco para acabar el curso. La gente normal espera el verano con ilusión. Pero yo no. Me gusta el verano, pero me aburro. Si no voy a clase, si no aprendo, me parece que me falta algo. ¿Qué voy a hacer este verano? Mejor que empiece a buscar trabajo para distraerme, o seguir en serio con el proyecto de novela que empecé hace tiempo, o me moriré de pena. Me siento como un amante que ve partir a la persona que más ama, sabiendo que tendrá que conformarse con releer una y otra vez sus cartas, y volver a ver aquellas fotografías que están ya desgastadas, mientras espera a que vuelva.

dilluns, 21 de març de 2011

Tu corazón

Con tanto hacerme correr, me estás tocando los cojones.
Con tanto tocarme los cojones, me estás haciendo correr.

dimarts, 15 de març de 2011

Pues eso, "título"

¿Que qué intento? Ni yo misma lo sé. Sólo sé que intento algo. Siempre. A todas horas. Soy amante de las causas perdidas y del seguir adelante. No sé quién soy aún, pero sigo intentando encontrarme.

¿Me encontraré aquí? Tal vez. Sé que ahora no. Siempre me pasa lo mismo: empiezo algo, le pongo todas mis esperanzas, y me decepciono. Lo abandono, o pero aún: lo borro. Lo quemo, lo saco de mi mente, hago que desaparezca de cualquier soporte digital o físico. No porque me haga daño, simplemente porque si sigue ahí me recuerda que soy un fracaso, que dejo las cosas inacabadas, que me contradigo, que en algún momento he dejado de intentarlo, y eso me corroe.

Ahora sé que las cosas no se intentan; se hacen. Voy a escribir este blog. Voy a ver cómo crece, como creación mía que es, como mi pequeño rinconcito donde poner un pedazo de mi alma. No soy buena escribiendo, tampoco lo soy pensando. Me interrumpo, me distraigo, me olvido de lo que iba a decir y me lío yo sola. No tengo mucha originalidad, me limito a inspirarme o copiarme de otras personas. Una copia nunca supera un original, lo sé.

Quién sabe, en el fondo tengo la esperanza de poder encontrar mi creatividad. Mentiría si dijera que escribo esto sólo para mí y que no quiero que me lean. Claro que quiero que me lean, lo anhelo. Necesito que alguien, en algún lugar, lea lo que yo, una desconocida confusa, escribo. Necesito emocionar a alguien, cambiar algo en alguien, importar en algún aspecto de la vida de alguien, aunque sólo sea un poco. Quiero dejar una huella. Quiero volver a este blog en 10 años y sonreír al reencontrarme con la persona que era yo, y no arrepentirme de nada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...