divendres, 31 de maig de 2013

Oda a la panadera del Mercadona de Sant Cugat

Durante unos meses a finales de 2008 viví en Sant Cugat del Vallès, en un piso de estudiantes con mi prima Dana y dos chicas más. 


Empecé la carrera de Traducción e Interpretación en la Universitat Autònoma de Barcelona, y me mudé allí para poder ir cada día a la uni.


Esa fue mi primera experiencia de independización, aunque duró poco porque a los 4 meses me di cuenta de que en realidad quería hacer Psicología y dejé la carrera y el piso, yendo y viniendo a Barcelona cada lunes, miércoles y viernes para asistir a lo que realmente me había llamado la atención de la carrera: las clases de japonés.

Pues bien, mi primer día en Sant Cugat, de camino a la estación de Ferrocarriles para ir a Bellaterra, paré en el Mercadona que había y entré en la panadería que tenían fuera. La panadera era una chica joven, de unos veintitantos, rubia, muy guapa. Bueno, yo la encontraba muy guapa (no era nada lésbico, es que era una chica muy humilde y amable, y yo la veía con muy buenos ojos).

Nunca supe su nombre, pero ella y yo quedamos en que cada mañana yo pasaría por allí a la misma hora más o menos, y ella me tendría preparado el bocadillo del día, sin tomate en el pan, con sal y aceite, como a mí me gusta.

Y así fue, durante los meses que fui a clase, pasé por allí cada día y le compraba el bocadillo que ella me había preparado con amor (o eso me gustaba pensar, haha). 

Le agradezco mucho, aunque nunca se lo dije así, aquel gesto que tenía conmigo, no sé, me sentía muy mimada, y que me tenía en cuenta.

Cuando dejé la carrera, obviamente, dejé de ir a buscar mi bocadillo por las mañanas, y me supo mal por ella, porque había sido muy amable, pero bueno, todos sabemos que tengo experiencia en dejar a los empleados de Mercadona colgados, a pesar de haberles cogido cariño.

El otro día, esperando el tren para ir a Barcelona a la academia de preparación del PIR, me dio por acordarme de ella, después de tanto tiempo. Apenas recuerdo su cara, pero creo que se merece un mención en mi blog, como una más de mis anécdotas que me gustaría poder recordar.

4 INTENTOS:

  1. Ohhh!, me parece un detalle bonito que escribas sobre ella y sus gestos amables, aunque no lo llegue a saber ni a leer. A veces esos gestos de "desconocidos" son los que más te llenan por ser desinteresados, simples, pero a la vez taaaan agradables :)!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí... no creo que lo lea nunca, hahaha. Por eso, no es un post de "peloteo" o nada así, es sólo que me acordé de ella y quería compartir sus gestos, porque no creo que lo olvide nunca, por muy pequeño o puntual que sea.

      Imagínate que un desconocido, que tiene un blog o alguna página de redes sociales, un día escribiera sobre ti porque le ayudaste por la calle, o tuvisteis un trato cordial por alguna cosa. No creo que eso me haya pasado a mí, y si nos pasa, no lo sabremos, pero mira, el ojo por ojo también puede ir en el sentido positivo. Hoy por mí, mañana por ti (el "hoy por ti, mañana por mí" no me gusta porque me parece muy interesado).

      Elimina
  2. Es agradable poderte trobar venedors o treballadors amables ja que n'hi han uns quans repartits (i no pocs) que son uns maleducats(?) i sempre s'agraeix que siguin bona gent i et facin sentir be!

    Ara m'has fet pensar: Lo normal es que siguin amables amb tu perque tornis a comprar allà perque si són uns imbècils no hi tornaras pas, llavors perque hi ha gent aixi...? La veritat es que molts dels que m'he trobat així eren de transport públic com algun conductor de autobús o algun revisor del tren (que també n'hi han de amables) pero com que no tens remei i si has de agafar el bus l'agafaras pos ale els importa una merda... (I aixo no ho veig gens just).
    Bueno total una reflexió... xD

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hahaha sí, crec que depén més de la persona i de la seva satisfacció amb la feina. Jo quan he treballat de cares al públic sempre he estat amable, no perquè tornessin si no perquè és la meva manera de ser de cara a la gent.

      Però sí que és veritat que a alguna gent li importa molt poc la satisfacció dels clients i et trobes de tot a tot arreu. Fins i tot en metges, bé, a tot arreu.

      Jo sempre trobo revisors de tren molt simpàtics! :D

      Elimina

:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...