dilluns, 5 de novembre de 2012

Me estoy quitando

Yo tengo un vicio muy malo malísimo que resulta que es un tic. Sí de ésos como los que la gente hace, como parpadear mucho, o mover el cuello de vez en cuando, o subir los hombros. Pero mi tic consiste en arrancarme las pieles de los labios. Con los dedos normalmente, aunque cuando tengo los dedos ocupados (como cuando estoy en el ordenador o leyendo), no tengo ningún reparo en arrancármelas con los dientes.


Y claro, duele. Duele de cojones, pero es que me da igual, no puedo evitarlo. Hace años que lo hago, constantemente, y aunque mi novio me lo hace notar, normalmente no me doy ni cuenta, a pesar de que me duele. Porque, además, cuando estoy concentrada en algo no puedo parar de hacerlo, y claro, pongo unas caras raras, que parezco una abuelita, según me dicen.

Pero como tic simple que es, tiene solución. Lo primero es darme cuenta de que lo estoy haciendo y parar. Y hacer que sea físicamente difícil o imposible, como taparme la boca (eso no lo he hecho ni creo que llegue a ese punto) o ponerme cacao que, a parte de repararme las grietas múltiples que tengo (hay trozos que están, simple y llanamente, en carne viva), me he condicionado de tal forma que cuando llevo el cacao labial no me arranco las pieles, aunque no puedo evitar refregarme los labios constantemente, pero porque tengo pieles sueltas susceptibles de ser arrancadas y la tentación es fuerte. En pocos días tendré los labios normal y no tendré que usar el cacao para no arrancármelas.

Lo sé porque ya me he rehabilitado antes, aunque recaí. A ver si esta vez puedo hacer que dure. Dejará de ser un tic, en teoría, cuando lleve más de dos meses consecutivos sin hacerlo, por muy nerviosa / concentrada / triste / aburrida que esté. 

Va, que yo puedo. ¿Conseguiré dejar de hacerlo tanto tiempo? ¿Podría conseguir dejar de hacerlo para siempre? Ains... no sé.

2 INTENTOS:

  1. Ojalá usted pronto deje ese vicio, señor. Y luego, deje el alcohol, deje la droga y deje las macro-fiestas. Y deje también a mi madre, déjela en paz, no la llame cada noche, usted está creando un conflicto en mi casa, señor. Basta ya, por favor. Basta de tanta insistencia. Mi madre es Isabel Pantoja.

    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Con todos mis respetos señor, es todo culpa de su madre, que es un poco zorrilla.

      Elimina

:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...